Kingdom Project

Protocolo Profético

Nuevo proyecto

PROTOCOLO PROFÉTICO KINGDOM PROJECT

En KINGDOM Project dejamos fluir al Espíritu Santo en todo momento y los hemos puesto por DIERECTOR del ministerio; sin embargo, buscamos que sea en orden conforme la biblia lo establece por lo que siempre que se profetiza debe de ser en presencia de los pastores de la congregación o un anciano de la Iglesia previamente autorizado por los pastores.

Los que creen que Dios les ha dado una profecía o un canto profético, puede entonces acercarse a los pastores o al anciano previamente determinado para compartir primero con él o ella lo que ha recibido. Si se discierne que la revelación es de provecho, pueden dar lugar para que sea compartida, tomando en cuenta lo siguiente:

  1. La persona debe estar en los principios bíblicos y bajo autoridad espiritual.
  2. Los pastores o ancianos harán preguntas a quien recibió la palabra profética.
  3. Si los pastores o ancianos disciernen que la profecía no es de Dios, que no es de provecho o que simplemente no fluye bien con lo que Dios está haciendo en el culto, entonces puede agradecer a la persona por haber venido a compartir y pedirle que regrese a su asiento.
  4. Los que insisten en compartir la palabra deben ser animados a escribirla en un papel y después entregarla a los pastores.
  5. Cuando se discierne que la profecía es de Dios y el tiempo es confirmado, se comentar a los pastores para que autoricen que se pueda compartir la palabra.

Rara vez es una profecía tan urgente que no puede esperar un momento oportuno. Si acaso no se presenta el momento, siempre se puede escribir la palabra y entregarla a los Pastores de forma escrita.

  • La mayoría de las profecías del antiguo testamento fueron escritas primero, y luego leídas al rey o en la puerta de la ciudad delante del pueblo.
  • No tiene que ser espontánea cada vez para ser efectiva.
  • En ocasiones hay momentos de oportunidad especial cuando hay una unción particular del Espíritu santo siendo desatada durante un culto. En estos casos, debemos actuar cuando se está moviendo el Espíritu santo.
  • La congregación o el ministro invitado tiene que ser entrenada para saber cómo acercarse al anciano o a los pastores.
  • Quien recibió la palabra no debe acercarse con una actitud negativa o de soberbia. (“Dios me dijo esto, y ¿ahora qué vas a hacer con ello?”) Acércate con humildad y respeto.

ANTES DE PASARSE AL FRENTE PARA MINISTRAR UNA PROFECIA, CONSIDERE LO SIGUIENTE:

  1. Juzgue la fuente de la revelación. No presuma que usted es tan santo que no pueda equivocarse.
  2. Pregúntese si la revelación está de acuerdo con principios Bíblicos. Dios no se contradice.
  3. Preguntase si la relevación esta alineada a los frutos del Espíritu Santo.
  4. Pregúntese si la revelación sería de provecho y edificante. Si no, no es Dios.
  5. Piense por un momento lo que sería el resultado posible si comparte la revelación en público. Si el fruto potencial es negativo, no es de Dios. O tal vez, no es el tiempo correcto de compartirlo.

IMPORTANTE: El hecho de que haya recibido una revelación no implica que usted tiene autorización.

  1. Considere que puede ser una palabra de confirmación personal sólo para usted mismo – Tal vez es solo para que ore en privado.
  2. Pida al Señor que le dé claridad con revelación al tiempo de compartir la palabra, y cómo quiere ÉL que lo maneje.
  3. Si la esencia de la profecía ya ha sido compartida de otra forma, no es necesario volverlo a repetir.
  4. No cambie el orden o el fluir de un servicio a menos que se le ha autorizado previamente. De otro modo, podría causar confusión. Si no se combina con el fluir actual, entonces guárdela para otra ocasión.
  5. Si usted no puede tener paz hasta que la ha compartido, entonces escríbala, y entréguela a los pastores.
  • Entregando así profecías escritas a los ancianos le ayudará al pastor saber de cuál espíritu es usted.
  • La confianza tiene que ser ganada.
  1. No se ofenda si no le dan oportunidad de Profetizar delante de la congregación. La ofensa revela falta de madurez y que no somos el mejor candidato para estar ministrando.

LAS PROFECÍAS DE CORRECIÓN.

Si usted continuamente piensa que está recibiendo revelación de los pecados de los demás, usted está escuchando la voz equivocada.

Cuando Dios nos habla se enfoca en Su promesa, nuestro potencial y su propósito. Nos levanta la cabeza y nos motiva a levantarnos a subir nuestros niveles en Él.

Aún el propósito de Dios para la disciplina es positivo. Es para traer restauración y reconciliación – nunca para humillar o avergonzar a nuestro hermano.

  • Debemos examinar nuestras motivaciones.
  • Debemos preguntarnos si estamos ministrando a causa de una ofensa o si es realmente por el amor de Dios.

Algunos piensan que están operando en el discernimiento de espíritus, cuando la verdad es que únicamente son llenos de sospecha, una actitud de crítica y de celos.

  • El dar una palabra “profética” de corrección es muy serio. Primero, hay que verificar precisamente que es lo que tenemos.
  • ¿Tenemos conocimiento natural o alguna evidencia? O ¿Puede ser que lo único que tenemos es una posible revelación, percepción, una visión o un sueño?

Si usted tiene conocimiento natural o evidencia de pecado, entonces siga el patrón Bíblico. Gálatas 6:1 “Vosotros que sois espirituales restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea tú también seas tentado.” Y Mateo 18:15-17 “ Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra.  Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano”.

  • Si lo único que tiene es una posible percepción espiritual, sería mejor sólo orar e interceder por él en privado. Permita que el Espíritu Santo le convenza.
  • Debemos verificar cuál es nuestra posición y relación.

Claro, Dios puede usar la persona que Él escoja. Pero debemos reconocer que las palabras de corrección son muy serias y tienen que ser manejadas delicadamente.

Esto implica que la persona que administra la corrección debe ser una persona con madurez, sabiduría, humildad y piedad.

La corrección debe ser administrada con amor, y por alguien que tiene la relación adecuada ejemplo:

  • El hecho de que uno puede discernir adecuadamente el pecado de otro, no nos califica ni autoriza para entregar esa clase de profecía.
  • Es mejor orar para que Dios le envíe a los Pastores para poder restaurarle en amor o decir la profecía recibida a los Pastores.

Un profeta reconocido y maduro puede, en ocasiones, ministrar una palabra que incluye corrección. Pero debe ser ministrada de una forma positiva que ministre también misericordia y amor.

  • El profeta debe evitar palabras que puedan humillar, condenar, o avergonzar a otros en público. Sino debe ministrar de una manera que lleve la persona a Jesús.
  • Un peligro grande es cuando los creyentes se ministren el uno al otro mientras que están llenos de heridas y ofensas.
  • Otro peligro es cuando alguien ministra de una convicción fuerte personal

PAUTAS GENERALES PARA TODA MINISTRACIÓN PROFETICA

  1. Tenga cuidado cuando ministre a los miembros de otra congregación o a las ovejas que son responsabilidad de otro
  • Debe ser previamente autorizado por la autoridad establecida en la congregación en donde fue invitado.
  • Debe ser previamente autorizado por sus Pastores.
  • Ministre con la motivación correcta.
  • Ministre con el propósito correcto.
  • Ministre con la actitud correcta.
  • Ministre en el tiempo correcto.
  1. Antes de hablar:
  • Siempre considere el fruto potencial. ¿Cómo será recibido esto?

¿Cómo responderán? ¿Qué podría acontecer?

  • Siempre pida permiso de Dios antes de actuar – entonces pídale dirección y sabiduría.
  • Asegúrese de que está sobre “Tierra Santa”. (Relación actualizada con DIOS, y vaso limpio.)
  • Hable de una forma positiva.
  • Hable de una forma entendible.
  • Siempre asegúrese de que se puede grabar o escribir la profecía
  • Asegúrese de estar sujeto a la autoridad espiritual.

Evite dar profecías que se traten de:

  1. Muertes
  2. Nacimientos
  3. El matrimonio y el romance
  4. Mudanzas geográficas
  5. Nombramientos de ministerios.

Éstos y otros temas que lidian asuntos fuertes de la vida o de decisiones grandes, deben ser dejados a los profetas más maduros y con la previa autorización de los Pastores de la congregación. Aún los profetas maduros y con mucha experiencia deben manejar esos temas cuidadosamente.

MINISTRANDO AL LAS PERSONAS FUERA DE LA CONGREAGACIÓN

  • Nosotros debemos estar enfocando a la gran mayoría de nuestros esfuerzos proféticos fuera de la congregación.
  • Cuando el propósito de la ministración es el evangelismo, y compartir las buenas nuevas, se tiene mayor libertad y cuando no está profetizando a una oveja de otro rebaño.

Adicional a lo anterior si eres un ministro invitado en KINGDOM Project considera:

  1. Todo visitante, todo ministro debe tener muy clara la visión del Espíritu Santo y un testimonio verificado por los pastores para que pueda predicar.
  2. Cualquier palabra profética para el liderazgo primero debe ser consultada con los Pastores.
  3. Toda palabra de exhortación que el para los ministros locales deberá ser en privado para poderla discernir y pesar.
  4. No se puede profetizar en privado a cualquier miembro de la congregación sin presencia de los Pastores.
  5. Toda palabra profética debe ser grabada para que sea pesada.
  6. Toda palabra que se declare debe estar alineada a la Palabra de Dios.
Transmisión ahora. ¡Haz clic aquí para mirar!
Pronto estaremos transmitiendo en vivo

Por el momento no hay una transmisión en vivo. ¡Esperala pronto!

RESERVA UNA FECHA